domingo, 30 de octubre de 2011

TRABAJO, POR CARIDAD

Trabajo, por caridad
para que pueda mirarme al espejo
sin sentir vergüenza del reproche
con el que me saluda cada día mi reflejo.

Trabajo, por caridad
para que a mis cuarenta y pocos no tenga
que sufrir esta inmerecida afrenta
de verme convertido en un deshecho de ochenta.

Trabajo, por caridad
para que el insomnio y la pena
que han apagado la vela del deseo en mis venas
emigren sin billete de vuelta, para gozo de la pareja.

Trabajo, por caridad
para que a mi princesa de cuento
deje de entristecerle, el ver a diario
a su padre vagar, para procurarle sustento.

Trabajo, por caridad
para que vuelva a sentirme
la misma persona que yo era
antes de este infierno que me flagela.

Trabajo, por caridad
le suplico al gobernante
para que mi papeleta electoral
sea la llave para el cierre de una crisis
que a todos nos desdibuja el semblante.


Dedicado a los cinco millones de parados de este país.

1 comentario:

  1. El tener trabajo no es caridad es un derecho de todo ciudadano .

    ResponderEliminar